“El hombre es un lobo para el hombre”

oveja-negra

“Cada oveja con su pareja”, “ser un lobo con piel de cordero”, “contar ovejas para dormir”, “ser la oveja negra”… Si nos paramos a pensarlo, en nuestro vocabulario tenemos un sinfín de frases hechas protagonizadas por el animal más lanudo. ¿Qué habrá hecho para merecerse tal honor? La respuesta se la dejo en cualquier caso a algún lingüista puntilloso que se anime a esclarecer este punto capital del idioma.

Mientras tanto, hoy toca rendirle un sentido homenaje a esta especie común y corriente. Y es que su normalidad, en esta época de caos, puede llegar a resultar de lo más reconfortante. ¡Cuánto juego puede dar una oveja! Para muestra, un botón. La pintada anterior adorna un lateral de un punto de recogida de Correos en Dublín. Sean churras o merinas, su homogeneidad nos hipnotiza hasta revelarnos, como una descarga, la presencia de un intruso inesperado en el rebaño. Ni perro guardián ni lobo feroz: un rico aristócrata de manual. Monóculo, frac y escarpines completan el outfit de los básicos atemporales que viste el poder. ¿No será ésta una sutil metáfora de la crisis global en la que seguimos enfangados? Es, sin duda, la profecía de la oveja. Y es que no debemos olvidar que “el hombre es un lobo para el hombre”. Hobbes dixit.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s