Prohibido tocar: peligro de muerte

tocado-punk

Siempre quise tener un novio raro. Para destacar, más que nada. En realidad me atraían los chicos normales, de polo de rayas y vaqueros lavados. Pero un novio diferente a la media tenía su morbo para mí. Como hacerme con un Birkin o calzarme por fin unas sneakers de Isabel Marant. Mi radar de futuribles detectaba a lo peor –o lo mejor, vete tú a saber- de cada casa. Rastafaris, Eduardos Manostijeras, góticos o virginales, mi cerebro los escaneaba en busca de la próxima conquista. Al final terminé perdiendo la perspectiva. No sé ya quién era más raro, si ellos o yo.

¡Un punk!, se le iluminó la cara un día. Sí, eso es justo lo que necesito. Moderno, pero con un toque vintage. Extraño, pero con matices. Alternativo, pero con un ideario muy clarito. Todo un mundo de subversión por descubrir. Me fui a la caza del punk. Rastreé crestas y pantalones ajustados, cazadoras bomber y Doc Martens. Nada de nada. Parecía que los punkies se habían esfumado de la faz de la tierra. Hasta que un buen día, paseando distraída lo encontré. Le perseguí, le atosigué, conseguí su número y no paré hasta tener una cita con él.

Por desgracia, no había calculado los riesgos de tener un novio punk. Solo os diré una cosa: no aceptan caricias en el pelo. Prohibido tocar la cresta. Inocente de mí, quise jugar con sus pinchos. El tocado punk se rebeló contra mi osadía. He aprendido la lección. Prometo que no volverá a pasar.

Firmado: La novia cadáver

Foto: weheartit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s