Street art (literalmente)

dante-gabriel-rossetti

Al arte, a veces, le gusta también mirarse el ombligo. En lugar de intentar ser una interpretación o –reinterpretación- del mundo que nos rodea, se encierra en sí mismo y nos regala experimentos hipnóticos de valor incalculable. La meta-pintura, al igual que su hermana la meta-literatura, se alimenta de sí misma. Cual Juan Palomo, ahí es nada. Velázquez se retrató en “Las Meninas”, dejando constancia de aquel work in progress y reafirmando su calidad de maestro responsable del mismo.

La mise en abyme, ese gran efecto de espejo en el arte, hace que los receptores nos sintamos seducidos por una espiral que nos excluye y nos atrae a partes iguales. La representación dentro de la representación convierte en cómplice al ojo capaz de detectarla, pero, llevada al extremo, puede exigir un esfuerzo descodificador en el que no tod@s están dispuest@s a embarcarse.

Y toda esta reflexión teórica para introducir un ejemplo particular de diálogo del arte con el arte. ¿Qué mejor muestra de street art que aquélla que reproduce obras pictóricas canónicas a pie de calle? Pimlico Tube Station, a un tiro de piedra de la Tate Britain, homenajea a su ilustre vecina con un despliegue de pinturas en los azulejos de su acceso sur. Dante Gabriel Rossetti, Salvador Dalí, William Turner & co. se dan cita en el metro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s