Proust y su peinado retro

gato-proust

“Este gato da miedo”, pensé. No es que crea que los mininos tienen algo de diabólico con su estudiada suficiencia y su independencia de libro. No. La verdad es que me son ciertamente indiferentes. Pero aquél era distinto. Nunca había visto nada igual. Blanco y negro, en una tonalidad de rabiosa actualidad en ese verano, no conseguía apartar la mirada de él. De él y de su cabeza, para qué andarnos con rodeos.

El gato Marcel tiene peluca. No en el sentido estricto de la palabra, lo cual no dejaría de ser un tanto raro en un espécimen sin pedigrí ni cuna. La genética, eso sí, le ha regalado un curioso dibujo entre sus orejas. Su carita blanca está coronada por una mancha negra partida en dos, peinada a la raya al estilo clásico. Por eso le llamamos Proust. O Wilde. Tanto monta, monta tanto. Si creyera en ello, diría que es la reencarnación de alguno de ellos. ¡Un gato con peluca! ¿Adónde vamos a ir a parar?

Foto: weheartit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s