Y si te vuelvo a ver pintar…

buenos-propositos

tus deseos más oscuros en una pared cualquiera de un sitio remoto, te voy a echar una reprimenda de campeonato. Y es que lo de invitar a la gente a lanzarse a expresar públicamente los sueño de uno puede desencadenar una de acciones que ni el efecto mariposa.

Una, que tú pases por allí y te apuntes al bombardeo con una sonrisa de lo más bobalicona. Dos, que ni por un segundo te pares a pensar en lo ridículo de tu acción. Y tercero, que cuando te pongas manos a la obra ignorando mi mirada matadora termines escribiendo “dar la vuelta al mundo”. ¡Qué poca originalidad! Pero lo que más me duele es que no hayas aprovechado esta ocasión para ganarme un poco más y explotar mi lado cursi.

¿Qué tal si lo intentas de nuevo? Podrías plagiar la última frase y pedir que volvamos a estar juntos, los dos, en ese punto fuera del tiempo y del espacio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s