Mes: enero 2014

Sí, ellos también se tocan

tocados-iglesia

¡Y vaya si lo hacen! No por placer en el sentido estricto de la palabra, no os creáis. Si ellos lo hacen es más que nada por una cuestión práctica, para hacer más visible su dignidad de siervos electos del dios al que veneran. Cada religión ha acuñado unos ciertos rasgos distintivos, yendo un paso más allá del común objetivo de ayudar a la humanidad a lidiar con los misterios de su propia existencia y de las coincidencias en su sustrato mítico que ello haya podido generar. (más…)

Manifiesto del indignado

cuernos-pareja

Soy un ciervo cabreado, por no decir otra cosa. Estoy intentando mantener la calma porque no me considero un animal malhablado ni soez, pero que sepáis que me estoy tragando un taco de los gordos. Vale que no haya forma de que os entre en la mollera la diferencia entre un ciervo y un corzo o entre un ciervo y un gamo. Lo entiendo, no pasa nada. Sé que lo más cerca que habréis tenido a uno como yo es el DVD de la versión remaxterizada que Disney sacó de “Bambi”. (más…)

CTRL + ALT + SUPR

tocala-otra-vez-Sam

La Historia es cíclica. A períodos de florecimiento y expansión les sobrevienen fases de recesión y oscurantismo. Como muy bien dijese Anna Gavalda en su Ensemble, c’est tout; a veces la progresión requiere una catarsis. Tocar fondo para tomar impulso y salir a flote. Luchar contra el pasado nos ayuda en ocasiones a dibujar un futuro más osado, precisamente debido a la radical necesidad de diferenciarse. (más…)

“No echéis perlas a los cerdos”

Collar estilo falso cuello

Las perlas son un codiciado artículo de lujo. Y más en los tiempos que corren, en los que bienes de valor intrínseco como el oro y las piedras preciosas son más preciados que cualquier jugosa cuenta en Suiza. Por eso, es mejor dejarlas tranquilas en el joyero de mamá. A buen recaudo. (más…)

Pelucas al borde de un ataque de nervios

pelucas

Extraído de Autobiografía de una madrileña movida, Ediciones Inventadas, 2009:

Cuando pienso en aquella época todo me parece tan irreal, tan lejano, que me cuesta creer que sucediese. Desde la veteranía y a mis 40 y (muy) tantos vuelvo la vista atrás y solo veo la locura inconsciente que me arrastraba de fiesta en fiesta cada noche. (más…)