Manifiesto del indignado

cuernos-pareja

Soy un ciervo cabreado, por no decir otra cosa. Estoy intentando mantener la calma porque no me considero un animal malhablado ni soez, pero que sepáis que me estoy tragando un taco de los gordos. Vale que no haya forma de que os entre en la mollera la diferencia entre un ciervo y un corzo o entre un ciervo y un gamo. Lo entiendo, no pasa nada. Sé que lo más cerca que habréis tenido a uno como yo es el DVD de la versión remaxterizada que Disney sacó de “Bambi”. ¡Pero venga ya!, ¿qué es eso de hacer de nuestros cuernos el símbolo de la infidelidad? ¿Acaso tengo yo pinta de promiscuo? Si no es mucho pedir, buscaos una metáforas un poco más ajustaditas a la realidad. No os toméis tantas licencias, que luego la parienta se queda con la mosca detrás de la oreja. ¡Y no es para menos!

Por cierto, el de la foto soy yo. En mi favor tengo que decir que corresponde al Carnaval del año pasado. No os creáis que voy así de ligero por la calle. Es solo que decidí disfrazarme de Frida Khalo. ¡Un éxito!

Foto: weheartit.com

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s