“Eh, tú, el de verde”

Graffiti con extraterrestres en una calle de Dublín

–          “¿Te refieres a mí? ¿Hablas conmigo?”

Mierda, otra vez la misma cantinela. Ahora se acercará y me preguntará que qué me pasa en la cara, que si soy un extra del “Grinch 2” o algo así. Poco original, la gente. ¿Es que nunca se cansarán de señalar a los que somos diferentes? No tengo ningún tipo de defecto de fábrica, soy un ser de lo más normal y corriente. Siempre y cuando tengas el listón de la normalidad un poco bajo. O alto, que me cuelo por debajo. Mejor será tomárselo con humor, que a mis taytantos ya uno va teniendo callo.

Nací en Dublín, capital de la República de Irlanda (independiente, sí, no me la confundáis con la del Norte si no queréis que se me inflame la vena carótida), hace unos cuantos años. Por coquetería que tiene uno no os diré la fecha exacta, pero todavía se puede decir que soy joven.

Y sí, soy rarito porque tengo la piel de color verde y cada ojo mío se ha declarado independiente. De hecho, a veces me da la sensación de que me ha salido un tercero. Mira que no soy hindú, pero es lo que tiene el artisteo. Un día te levantas con la cara hecha un cuadro y ya no hay marcha atrás. Mi padre es un graffitero de espíritu indomable. Todo un Picasso contemporáneo. Mi perfil es todo un homenaje a “Les Demoiselles d’Avignon”. Si algún día alguien me preguntase cuál es mi lado bueno no sabría qué decirle. Todos son uno y en uno están todos.

Me vuelvo corriendo a mi calle. Este tío pregunta demasiado. ¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s