Carteles animados de ayer y de hoy

Póster irónico y logotipo Chanel

El cartelismo, que vivió su momento álgido en la primera mitad del siglo XX, sigue vivito y coleando. Si bien es posible que sus manifestaciones actuales no alcancen ni de lejos a las brillantes estampas de Toulouse-Lautrec para distintos cabarets, la lectura de las mismas ha ganado en profundidad, fineza y –por qué no- sarcasmo.

Hay que distinguir, eso sí, entre los pósters estrictamente dedicados a fines publicitarios y comerciales y otros que forman parte del circuito del arte urbano.

Mientras que los primeros son más o menos originales aunque meramente informativos, los segundos contienen un sorbo atragantado de realismo sin concesiones. Ácidos, irónicos, agresivos o tiernos, pretenden asaltarnos al paso y arrancarnos una reacción. “¡Pensad, pensad!”, nos dicen. Y en un mundo donde las marcas, los nombres, las credenciales y los títulos nos han hecho enfermar de consumismo, nunca está de más burlarnos de los grandes iconos del mercado. Ni Chanel se libra. Un cambio de letra por aquí, una imagen en B/N por allá y adiós al buque insignia de Coco y Lagerfeld. “Chapel. Eau de pardun”. No, si resonancia tiene, ¿verdad? Aunque seguro es que las notas de salida, medias y base desafinan ligeramente. ¡Colonicemos la ciudad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s