¡Pajaritas a volar!

Cómo hacer una pajarita con cinta tartán

Seas un hipster o un dandy a la vieja usanza, más original que la Coca-Cola de cereza o tradicional como el vermú con el aperitivo, en algún lado hay una pajarita esperándote.

Son muchos los hombres que se sienten incómodos, aprisionados y ridículos vistiendo prendas de corte formal como corbatas, pañuelos o trajes sastre. Por encima de las tendencias y de la vorágine publicitaria o bloggera, la comodidad suele ganar la partida y les hace apostar por las soluciones que mejor se adaptan a su personalidad (en caso de que la tengan, claro…).

Sin embargo, en los últimos tiempos se aprecia un repunte espectacular de la tercera en discordia: la pajarita. Es difícil de lucir, no va con todas las fisionomías, exige un impecable outfit y puede convertirse en un tremendo error-horror. A pesar de ello, muchos arriesgan y apuestan por ella. ¿Por qué? Ni más ni menos que porque es la única que puede ofrecerles ese puntito diferente que les haga destacar. Si su estilo es sobrio, sin duda quedará acentuado con este complemento al elegir una fórmula en tono neutro y con un diseño estándar. Si por el contrario se sienten atraídos por la última moda, irán a por un modelo colorista, arriesgado y llamativo. La pajarita es un elemento ambivalente: una nota de distinción o una campanada estilística.

Y las mujeres, tras haber tomado el armario masculino haciendo del esmoquin todo un fetiche, experimentan también con los matices que los lazos al cuello pueden aportar a su indumentaria. Chanel lo incorporó a sus colecciones en temporadas pasadas, versionándolo con amplias lazadas sobre blusas inmaculadas. ¡Hagamos nuestro este accesorio en tan solo unos simples pasos! ¿Qué se necesita? Unos 30 centímetros de cinta de tartán (prolonguemos un poco más su reinado esta temporada), cinta grosgrain negra y, si acaso, un pequeño retal de fieltro para completar el conjunto. Superponer dos trozos de tartán plegados, marcar la intersección con un nudo de grosgrain y montarlo sobre una cinta de unos 20 centímetros son los tres simples pasos que nos separan de una original pajarita con la que darle vidilla, por ejemplo, a esa camisa vaquera que tanto nos gusta. ¡Manos a la obra!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s