¡Tocar madera a nuestra manera!

Inspiración para hacer unos pendientes de madera

La historia de Geppetto  no es muy diferente a la de Victor Frankenstein. Ambos quisieron jugar a ser demiurgos creando dos seres destinados a compensar no solo su sed de conocimiento sino también de amor, de compañía. Es una pena que no se haya consignado la existencia de ningún escrito de Freud basado en ambos caracteres. Tendría metros y metros de tela que cortar. La muerte como motor de acción es uno de los ejes centrales en ambas historias. ¡Y qué decir del papel de eros!

Qué curioso comprobar cómo mientras el primero pertenece a la tradición italiana del cuento infantil, el segundo es uno de los clásicos de la novela gótica inglesa por excelencia. Cuántos niveles de lectura se apiñan en nuestros cuentos tradicionales. Su análisis es más el trabajo de la Antropología que la Historia de la Literatura. Lecturas ágiles, llenas de aventuras y peripecias que nos entretienen de niños y nos hacen pensar de mayores. El velo de la inocencia nos impide percibir muchos de los matices que encierran. Tanto mejor. Dejemos que la edad vaya madurando nuestro espíritu lector.

Y viendo que la madera de Pinocchio ha resistido mejor que bien el paso del tiempo, ¿por qué no tomarla prestada para hacernos unos pendientes? A crear se ha dicho. Pero con humildad, no vayan a castigarnos desde las alturas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s