Érase una mujer a unas orejas pegada

Las orejitas de Playboy, un cliché moderno

Érase un estereotipo superlativo.

Érase un conejo malinterpretado.

Érase una inocencia [sic] interrumpida.

Érase …

Érase …

Érase …

Érase un hombre al que la sutileza se le resistía.

 

Homenaje a todas aquellas rubias, por genética o porque ellas lo valen, víctimas del estereotipo Playboy.

Foto: weheartit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s