Who let the dog out?

Graffiti de un pero con auriculares

¡Guau!, que diría un escritor algo escaso de imaginación y recursos. No hay interjección, sin embargo, que mejor sintetice la impresión que un mural como este provoca en quien lo ve. Su tamaño es directamente proporcional a la destreza del artista. Y es que este graffiti XXL parece ser heredero de aquéllos retratos de cámara tan propios del siglo XV y XVI en los que los pintores se esforzaban en captar hasta el más mínimo detalle de la cotidianidad de los retratados, perros mediante.

El antiguo actor secundario copa aquí la escena y expulsa al humano a la dimensión de observador, externo, ajeno a la pintura, huérfano de protagonismo. Bulldog francés o pug imperial , se ha convertido en un Cronos moderno que ha devorado  la mano que le daba de comer para reivindicar su propio espacio en  el cuadro. Poco o nada tiene que ver con el cabeceante mastín de Velázquez  o el dócil compañero real pintado por Tiziano. Hipster londinense como el que más, auriculares extra-grandes en ristre y mirada zalamera, este pequeño gran perro conquista corazones despistados con la facilidad del seductor nato. ¡Tiembla Harry Styles!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s