¿Se te ha subido la primavera a la cabeza?

Festivales de música que anuncian el verano

¡Pum! ¡pum! ¡pum! Coachella ha dado el pistoletazo de salida a la temporada festivalera de 2014. Vamos, que ha quedado abierta oficialmente la veda para cazar el mejor cartel, en el lugar más exótico y con el outfit más currado. Porque los macro-conciertos al aire libre poco o nada tienen que ver ya con la música. Paradojas de la vida, sí, no me leáis con el ceño fruncido y esa ceja acusadora que hace el pino-puente de tanto estirarse hacia arriba.

Revista que coge un@, revista que incluye una lista con destinos para hacerse con el trofeo de festivaler@ oficial del reino. ¿Del 1 al 10, qué puntuación le darías al BLABLABLUM de Ciudad Conejo? Pues señores, no tengo ni la más remota idea. ¡Pero ni se te ocurra decir eso! ¿O acaso quieres convertirte en un paria del universo cool? Nunca admitas tu ignorancia. En caso de verte sometid@ a un tercer grado sobre sentimiento festivalero, lo más socorrido siempre es contestar con vaguedades. Al estilo: “sí, claro, pero no vayas a comparármelo con el Benicàssim de los ’90. ¡Qué recuerdos!” Con un poco de suerte, tienes enfrente a una criatura nacida después de la Expo ’92 y las posibilidades de que te coja en flagrante mentira son escasas.

¡Qué agobio con la dichosa obsesión por patearse todos los festivales habidos y por haber! Vale que te gusten los Artic Monkeys o que te pique la curiosidad por ver en qué estado de conservación se encuentra Damon Albarn ahora que se cumplen veinte años de la explosión del Brit pop. Hasta ahí, bien. Ahora que empeñarse en tragarse un cartel más largo que la factura de tu móvil raya el masoquismo… Venga, reconócelo. ¿Qué tienen que ver Bruno Mars con Ed Sheeran o Rihanna con Birdy? En la variedad está el gusto, pero también el disgusto. Ya es mucha casualidad que te vayan a encantar todos y cada uno de los treinta artistas repartidos en 5 carpas, divididas en 4 sesiones diarias, sincronizadas con la puesta de sol y el amanecer en un lugar del desierto de cuyo nombre no puedo –ni quiero- acordarme.

¿Se te ha subido la primavera a la cabeza? Ten cuidado con las dichosas coronitas de flores, mira que si llegan a echar raíces… ¡Os lo juro por Kate Bosworth!

Foto: weheartit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s