Yo era una pin-up…

Chica de calendario vintage

hasta que me convertí en una “pin-down”. Dejadme que os lo explique.

Hubo un tiempo en que fui chica de calendario. Pero no una simple -¡si es que de simple puede calificárselas- modelo de Pirelli o de Sports Illustrated de ésas de ahora. Lo mío no era el volumen neumático. Supongo que hasta una pobre Vespa estaba más recauchutada que yo, no sé.

El caso es que casi por accidente acabé acostumbrada a las sesiones de fotos, el maquillaje pseudo-natural, el pelo hecho una cascada de ondas sugerentes y poses más cándidas que las de una abuela en la foto del DNI… de no ser porque yo iba casi en cueros de cuello para abajo.

No en cueros, cueros. Un momentito. Iba en bañador o en bikini, pero de los castos. ¡A buenas horas le dejaban a una enfundarse en un trikini brasileño de ésos que casi no tienen tela ni para coserles la etiqueta de la marca!

Pues sí, yo fui una estrella del pin-up y tan orgullosa de ello. Bien es cierto, sin embargo, que el estrellato me duró más bien poco. Ya dicen que todo lo que sube tiene que bajar y a mí, con los estrógenos revolucionados y en una montaña rusa continua, se me cayeron los encantos de golpe. Descolgada que me quedé después del primer embarazo. Y a ver qué clase de pin-up puede plantarse delante del objetivo convertida en una “pin-down”. A la reserva que me fui, directa. De poco me sirvió llamarme Norma Jean. La Baker ya había llegado antes.

Foto: weheartit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s