Tocados extremos: un accesorio de riesgo

Los sombreros de Ascot siguen siendo XXL

El tocado es a la cultura inglesa lo que la mantilla a la andaluza: una institución. Y, como tal, tiene su día grande.

¿Dónde hay tanta acumulación de tocados como de mantillas en una procesión sevillana? Pues en Ascot, la meca del tocado, el panal de todos esos abejorros que solo buscan zumbar y hacer ruido con diseños que -a falta de buen gusto- llamen la atención por su tamaño. Que ya lo decía la buena de la tía Angustias: “caballo grande, ande o no ande”. O como prefieren los devotos de Rocco Siffredi: “el tamaño sí importa”.

Todavía no he podido superar el shock de verme sumergida en una marea de platillos volantes tambaleantes (¡ea!, qué rima) en plena estación londinense. Menos mal que me di cuenta de lo especial de la ocasión antes de gritar imprudentemente “¡a mí la guardia!”.

Lo de los tocados king size no lo soluciona ni toda la Guardia Real junta.

Foto: weheartit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s