Mes: julio 2014

Te dije que lo verde molaba, pero no quería decir…

Katy Perry, artífice de la moda del pelo verde

El verano es un asco. Bueno, no exactamente. Solo el agua hiper-mega-súper clorada de algunas piscinas. Ésa que te hace estornudar de pura acidez. Achús. Achús. Achús. ¡Saluuuuuuud!, corea la modesta masa que ocupa el césped a tu alrededor. Y después de dos meses de día,sí; día, también a remojo a jornada partida,  llega el fin del veraneo y hete aquí que te cuesta reconocerte en el espejo. (más…)

Y escribiré tu nombre en todos los rincones

Un poema efímero en una calle cualquiera

Sin pedirte nada cambio, sin negociar las condiciones.

No habrá reparaciones de guerra ni firmas de tratados. Tú no serás mi prisionero y yo no desfilaré ante tu mirada. No conoceremos el hambre ni el llanto de la tierra yerma, arrasada. (más…)

La vida sexual del gorro frigio

 

Claves olvidadas de la Revolución Francesa

Puede que no seas un hacha de la ortografía y la gramática, que no vayan a proponerte en un futuro inmediato –ni lejano-  para cubrir la vacante que acaba de abrirse en la Real Academia de la Lengua para ocupar el sillón XY (¿cromosoma lingüístico?), que en tu vida hayas empuñado una bolígrafo más allá de para echarle una firmita al cartero; pero ¡leñe!, hay errores de errores. (más…)

La insoportable levedad de la montera

La montera torera como inspiración

Cuando cierro los ojos todavía la veo. Sangre sobre la arena, el tendido enmudecido. Un sol de justicia nos rendía homenaje. O quizás era ésa la señal de que la tragedia no podía tardar. La luz irreal, la alegría de la gente, los pases largos con el deleite de quien se sabe maestro. (más…)

Historia se escribe con “s” de sombrero

Grandes personajes del s. XX y sus sombreros

El hábito no hace al monje, pero puede que le ayude. La indumentaria nos ayuda a proyectar una cierta imagen, a significarnos frente -o del lado de- alguien. Es nuestra forma de asimilarnos y de separarnos, de marcar las distancias con respecto a la masa que nos rodea sin por ello perderla de vista. La ropa y los complementos con los que nos adornamos marcan, pues, la pleamar y la bajamar en que se agita el mar de nuestra identidad(más…)

De cómo nació el tocado. Ficción I

Historia de un tocado

Se cansó de su vida. Aquella mañana el sombrerito de paja se atrevió a decir en voz alta lo que tantas veces había mascullado: “ojalá pudiera pasarme al otro sexo”. Curioso que era.

El mago sombrerero, que escuchaba atento sus pensamientos, se puso manos a la obra. ¡Pobre canotier!  Al día siguiente amaneció recortado sobre la mesa del taller, sin su ala. (más…)