Loros de ciudad, maldita especie

No solo hay loros en regiones exóticas

Hay quien maldice a las palomas. Por sucias.

Yo aborrezco a los loros, pajarracos tan vistosos como deslenguados. Habrase visto, hablar cuando nadie les pregunta y meter baza en cualquier conversación. Enamorados de su propio piquito están, los muy bobos. Pluma aquí y pluma allá, no dejan de acicalarse ni para tomar aliento.

Ayer me crucé con dos en el metro. Iban con gabardina color arena y bufandas de cuadros, el periódico de la tarde enrollado bajo el brazo.

Ay, los loros de ciudad… ¡Menuda especie animada!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s