Réquiem por un peinado clásico

Evolución del moño desde su forma clásica al despeinado actual

Viajemos en el tiempo diez años y hagamos una encuesta: ¿qué nos evoca el pelo recogido en un moño alto?

  1. Una mujer elegante
  2. Una anciana
  3. Una bailarina de ballet
  4. Una niña tomando su Primera Comunión
  5. Una ricachona un tanto rancia
  6. Una cocinera tratando de evitar que en su comida aparezcan condimentos indeseados

Mmm… Parece que la gente de 2005 no andaba nada mal de reflejos, con hasta 6 respuestas diferentes.

Ahora volvamos al presente. Dos encuestas serían multitud, así que preguntémonos a nosotr@s mism@s cuál es la primera imagen que nos viene a la mente al pensar en este peinado.

¿Te ha pasado a ti también? ¿Has visto a una adolescente o pseudo-adolescente con un moño a medio deshacer y con aires de “peinarse es tan del siglo XX? ¿O en tu cabeza se ha pintado un Jared Leto con su pelo estupendo recogido en un mini moñito con mechas californianas?

Entonces es que estás más influenciad@ de lo que crees por lo hipster. El moño en su acepción clásica ha muerto. Ya no es un peinado conservador, cincelado a base de laca y cepillo, sino el símbolo de la libertad capilar. Unisex, como el pelo sucio y las ganas de sacudirse la tiranía de las planchas milagrosas.

Solo queda decir: larga vida al moño.

Foto: weheartit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s