Toco, luego existo

Reflexiones sobre lo divino y lo humano inspiradas por algún motivo relacionado con los tocados o los complementos para el pelo. Pura filosofía.

La fiera (melenuda y feliz) que llevas dentro

Sobre el valor para afrontar reveses y cómo peinar un pelo rebelde

Consejos para una vida más plena*:

  • Rodéate de gente que te quiera de verdad y te lo demuestre sin grandes alardes
  • Experimenta sin cesar hasta que encuentres ESO que se te da bien y te hace sentir diferente, especial, útil
  • Recuerda que los sueños pueden convertirse en realidades con empeño y dedicación

(más…)

Anuncios

¿Y si Sherlock Holmes no llevaba sombrero?

El sombrero de Sherlock Holmes o cómo se forja un mito

Llevo veinte minutos oyendo hablar a mi amiga de lo mucho que le está decepcionando la última temporada de Juego de Tronos. Que no es que sea mala ni nada, es que simplemente ella no se había imaginado algunas escenas así. Sí, nosotras somos de las que todavía leemos y nos montamos la película en nuestra propia cabeza. (más…)

Este no es blog de moda y estilo

Significado e interpretación del tocado

Nuestra ropa es una declaración de intenciones, le pese a quien le pese. No solo dice si somos más del high street o del high end, si de Zara o de Mango, de mercadillo o de rebajas de julio. No. Las prendas que elegimos, por mucho que frunzamos el ceño ante la mera idea de conferirles la más mínima importancia, hablan de nosotros. Te guste o no te guste la moda –ya sea desde el punto de vista artístico o puramente mercantil-, has de pasar por su aro. (más…)

Glamour velado, secreto desvelado

Explicación pseudocientífica sobre el velo

Cualquier costumbre, por muy trivial que nos resulte o por muy consolidada que esté en nuestra sociedad, tiene una explicación de naturaleza antropológica. Las novias empezaron a lucir velo en el siglo XV, después de la epidemia de peste que asoló Europa. Los estragos de la enfermedad hicieron que las sabias madres intentaran buscar el mejor modo de hacer que sus hijas pareciesen más apetecibles en el altar. Por eso, decidieron cubrirles la cara con un tupido velo. Borraban así momentáneamente las marcas de bubas y pústulas en las pobres supervivientes. (más…)