diadema

¡Caerás en mis redes!

Sobre el velo de tul en tocados

Un tocado tiene algo de arquitectónico. El minimalismo sin pretensiones de una base de sinamay montada sobre una diadema. El exotismo de las plumas mezcladas con tules y redes, desbordantes, flameantes, barrocas más que gótico-flamígeras. El desafío a la lógica -y a la gravedad- en soluciones a medio camino entre lo kitsch y lo absurdo. Una misma línea, un simple trazo, puede llegar a multiplicarse en rutas infinitas de complejidad variable. (más…)

Anuncios

De cómo nació el tocado. Ficción I

Historia de un tocado

Se cansó de su vida. Aquella mañana el sombrerito de paja se atrevió a decir en voz alta lo que tantas veces había mascullado: “ojalá pudiera pasarme al otro sexo”. Curioso que era.

El mago sombrerero, que escuchaba atento sus pensamientos, se puso manos a la obra. ¡Pobre canotier!  Al día siguiente amaneció recortado sobre la mesa del taller, sin su ala. (más…)

Anda, no seas rata…

Diadema con orejas de Minnie Mouse

Soy una rata ilustrada. No en vano, me crié entre libros y más libros. Y es que mi madre era una gran, gran rata de biblioteca. Por eso me cuesta mucho entender que la gente tienda a asociar a mi especie con connotaciones absurdamente negativas. Todavía no he encontrado en el diccionario ningún ejemplo de lo contrario. (más…)

La Reina calva o cómo ganar sin despeinarse

Cómo se peina Lupita Nyog'o

Ella no tiene ni un pelo de tonta. O eso dicen. Es una reina, aunque solo en el sentido más amplio de la palabra. Porque mandar, lo que se dice mandar, no es lo suyo. A ella lo que le va es encandilarnos con su naturalidad y su frescura, como si tuviera un don especial para camelarnos. Sonrisa. Clic. Pose. Clic. Saludo. Clic. Clic. (más…)