peinado

Réquiem por un peinado clásico

Evolución del moño desde su forma clásica al despeinado actual

Viajemos en el tiempo diez años y hagamos una encuesta: ¿qué nos evoca el pelo recogido en un moño alto?

  1. Una mujer elegante
  2. Una anciana
  3. Una bailarina de ballet
  4. Una niña tomando su Primera Comunión
  5. Una ricachona un tanto rancia
  6. Una cocinera tratando de evitar que en su comida aparezcan condimentos indeseados

(más…)

La fiera (melenuda y feliz) que llevas dentro

Sobre el valor para afrontar reveses y cómo peinar un pelo rebelde

Consejos para una vida más plena*:

  • Rodéate de gente que te quiera de verdad y te lo demuestre sin grandes alardes
  • Experimenta sin cesar hasta que encuentres ESO que se te da bien y te hace sentir diferente, especial, útil
  • Recuerda que los sueños pueden convertirse en realidades con empeño y dedicación

(más…)

Las descabelladas andanzas de Flora Natura

Historia de la reina de la primavera

Los viejos anuarios decían de ella que se había criado en los montes, una niña salvaje. Sin embargo, su apariencia era más la de un ángel que la de una bestia. Entre los árboles, su cabello de plata tocado de bayas y romero ondeaba al ritmo de sus pasos ágiles, precisos, rápidos. Era un ser extraño, tan al margen de lo humano que algun@s le tenían miedo. Decían que no era una criatura de Dios, que viviendo entre animales no era posible que tuviese alma. (más…)

El señor Juan y la peluca de Carrillo

La peluca de Carrillo fue tema recurrente en la Transición

Fue el primer comunista de carné que conocimos, en un tiempo en que serlo era motivo suficiente para que los guardias te sacasen a un paseo del que no habías de regresar jamás. Pero el inconsciente del señor Juan se golpeaba el pecho con la mano mientras hablaba mirándonos a los ojos con sus cejas desorbitadas y repetía que él era del Partido, que siempre lo había sido y que ningún señoritingo iba a hacerle cambiar de parecer. (más…)

Rapunsel, heroína de mi vida

El pelo de Rapunsel inspira este relato

Que eras especial saltaba a las leguas. Tú, con tu pelo alborotado y tu extraña forma de cruzar los brazos sobre el pecho cada vez que las palabras se te escapaban.

Empezamos mal y acabamos peor, pero cada segundo que pasé contigo mereció la pena. (más…)

Carta de un enamorado póstumo

Marylin Monroe, la rubia de sus sueños

Querida Marilyn:

Ayer volví a repasar tus fotos. Lo sé, sé que no debería haberlo hecho. Aun así, no pude evitarlo. Te echo tanto de menos… Y mientras te escribo imagino tu ceja reprobadora y divertida, que me hacía sentir como un bobo cada vez que mirabas en mi dirección. (más…)