peluca

El señor Juan y la peluca de Carrillo

La peluca de Carrillo fue tema recurrente en la Transición

Fue el primer comunista de carné que conocimos, en un tiempo en que serlo era motivo suficiente para que los guardias te sacasen a un paseo del que no habías de regresar jamás. Pero el inconsciente del señor Juan se golpeaba el pecho con la mano mientras hablaba mirándonos a los ojos con sus cejas desorbitadas y repetía que él era del Partido, que siempre lo había sido y que ningún señoritingo iba a hacerle cambiar de parecer. (más…)

¿Y a ti qué te importa si llevo peluca?

Prejuicios modernos en torno a las pelucas

El pelo postizo tiene la capacidad de atracción de un faro en la niebla. Es como el neón en Las Vegas: extrañamente luminoso, no demasiado natural y –muy a menudo- cegador. De ahí que nuestros ojos no puedan evitar trazar su trayectoria a medida que esa persona con la que acabamos de cruzarnos en la calle se aleja de nosotros. Las pelucas son hipnóticas. (más…)