Philip Treacy

La importancia de llamarse Philip

Philip Treacy, pionero de los tocados

Segundo acto

 

Escena III

 

[Isabella se revuelve nerviosa en su asiento, incapaz de decidir si se siente más emocionada o nerviosa. Él, entre bambalinas, espía sus movimientos y sonríe. Se muestra tenso, pero decididamente feliz. El público aparece como una masa gris, en contraste con la luz que ambos irradian.] (más…)

Anuncios

Tocada… ¿del ala?

lady-gaga

Los límites de la originalidad están marcados por una delgada línea roja. La belleza y el arte son dos conceptos extremadamente flexibles y cambiantes, profundamente subjetivos y variables. Lo que resulta armonioso en una determinada época puede ser despreciado tan solo cien años más tarde. La celulitis de las musas de Rubens es hoy en día la cruz que llevan a cuestas miles de mujeres. El trazo y el dibujo renacentistas no son más que un vago recuerdo en la pintura cubista y las vanguardias. (más…)

¿Por qué no te callas?

philip-treacyDebo entonar el mea culpa por plagiar de forma tan descarada a Su Majestad convertido en icono viral, pero no se me ocurre una mejor manera de resumir el enfado que me entró al leer unas declaraciones de Philip Treacy en las que aseguraba que los tocados estaban completamente out. Dear Philip Treacy, desde tu blog homólogo me gustaría simplemente hacerte una pregunta rápida y sencilla: ¿pero es que te has vuelto loco o qué, muchacho? (más…)

Oh, Philip Treacy, en ti confío…

Imagen

Felipe el Hermoso, Felipe de Borbón, Philip Lahm, Felipe Reyes, Philip of  Edinburgh, Felipe González… Puestos a contar, resulta que conocemos a unos cuantos Felipes famosos. Pero ¿cuánt@s de nosotr@s había oído hablar de un tal Philip Treacy hace tan solo seis o siete años? Probablemente, muy poc@s (por no decir ningun@). Fuera de los círculos más exclusivos, Treacy no era ni un vago eco en nuestros cerebros hasta que un buen día una chica excéntrica y provocadora lo situó en el ojo de huracán mediático. (más…)