pintada callejera

Loros de ciudad, maldita especie

No solo hay loros en regiones exóticas

Hay quien maldice a las palomas. Por sucias.

Yo aborrezco a los loros, pajarracos tan vistosos como deslenguados. Habrase visto, hablar cuando nadie les pregunta y meter baza en cualquier conversación. Enamorados de su propio piquito están, los muy bobos. (más…)

Somos de colores (como nuestros corazones)

corazones-naufragos

El arte callejero, precisamente por estar fuera de los circuitos académicos, no atiende a razones, soportes o interpretaciones. Un muro de cemento, los adoquines del pavimento, una azotea en pleno Marais o la caja de un portero automático son igual de customizables. Ahí reside el carácter eminentemente irreverente del street art. (más…)

Y si te vuelvo a ver pintar…

buenos-propositos

tus deseos más oscuros en una pared cualquiera de un sitio remoto, te voy a echar una reprimenda de campeonato. Y es que lo de invitar a la gente a lanzarse a expresar públicamente los sueño de uno puede desencadenar una de acciones que ni el efecto mariposa. (más…)

El arte callejero es una monada

street-art-london-bridge

A pesar de lo que nuestras abuelas puedan considerar, el street art es mucho más que unos cuantos garabatos en el callejón de turno. La dedicación de algunos de los artistas es a menudo comparable con la de pintores ortodoxos. Contrastes, sombras, juegos de perspectiva, códigos narrativos, etc. se esconden en pintadas callejeras al igual que en los cuadros exhibidos en cualquier galería. (más…)

La belleza de la bestia

bella-bestia

¿Y si por una vez la bestia fuera la bella y la bella, pues… pues… se quedase como está?

Los malos, a veces, también tienen su corazoncito. Y lo demuestran. Entonces pasan, naturalmente, a formar parte del grupo de los buenos. ¿Pero en calidad de qué? ¿De regulares? ¿De buenos anteriormente conocidos como malos?

Sea como sea, todo el mundo merece el beneficio de la duda. (más…)

“El hombre es un lobo para el hombre”

oveja-negra

“Cada oveja con su pareja”, “ser un lobo con piel de cordero”, “contar ovejas para dormir”, “ser la oveja negra”… Si nos paramos a pensarlo, en nuestro vocabulario tenemos un sinfín de frases hechas protagonizadas por el animal más lanudo. ¿Qué habrá hecho para merecerse tal honor? La respuesta se la dejo en cualquier caso a algún lingüista puntilloso que se anime a esclarecer este punto capital del idioma. (más…)