plumas

No es país para indios (de pega)

Festivales y coronas de plumas

Aviso para navegantes: el outfit festivalero acaba de perder uno de sus elementos clave. No, no son las Hunter llenas de tierra. No, todavía puedes llevar tus escuetos shorts sin que te señalen. También la camiseta de hace diez temporadas que guardas como oro en paño. Lo que ya es historia, sin embargo, son las coronas de plumas. (más…)

De cómo nació el tocado. Ficción I

Historia de un tocado

Se cansó de su vida. Aquella mañana el sombrerito de paja se atrevió a decir en voz alta lo que tantas veces había mascullado: “ojalá pudiera pasarme al otro sexo”. Curioso que era.

El mago sombrerero, que escuchaba atento sus pensamientos, se puso manos a la obra. ¡Pobre canotier!  Al día siguiente amaneció recortado sobre la mesa del taller, sin su ala. (más…)

Suave, suave como una pluma

Plumas para tocado y variedades

Es tierna, tan tierna que apenas puedes tocarla sin tener la sensación de estar a punto de romperla. De que si por descuido haces más presión de la acostumbrada, algo en ella hará crack y te la arrebatará para siempre. Y eso no es lo que tú quisieras. (más…)

Cuando veas el estilismo de tu vecin@ cambiar…

Plumas para imitar a Anna Dello Russo

entenderás por fin a qué dedica tantas horas como pasa delante del ordenador, el iPad o el iPhone de marras. Que a tod@s nos gusta renovar nuestra imagen de vez en cuando, que para rutina ya tenemos la del santo (y milagroso) trabajo. Pero lo suyo está rozando lo enfermizo. (más…)