tocado

Un paseo en el jardín de las delicias

Vegetación como fuente de inspiración

“¿Alguna vez has sentido asco y placer al mismo tiempo?”, dijo el viejo profesor.

“Cada noche al acostarme contigo”, pensó el chico. “Sí, supongo que sí”, reconoció en tono críptico tras unos instantes de silencio. Su boca se hizo una línea, expectante. De nuevo era incapaz de predecir adónde iría a parar aquella conversación. (más…)

De cómo nació el tocado. Ficción I

Historia de un tocado

Se cansó de su vida. Aquella mañana el sombrerito de paja se atrevió a decir en voz alta lo que tantas veces había mascullado: “ojalá pudiera pasarme al otro sexo”. Curioso que era.

El mago sombrerero, que escuchaba atento sus pensamientos, se puso manos a la obra. ¡Pobre canotier!  Al día siguiente amaneció recortado sobre la mesa del taller, sin su ala. (más…)

Tocados extremos: un accesorio de riesgo

Los sombreros de Ascot siguen siendo XXL

El tocado es a la cultura inglesa lo que la mantilla a la andaluza: una institución. Y, como tal, tiene su día grande.

¿Dónde hay tanta acumulación de tocados como de mantillas en una procesión sevillana? Pues en Ascot, la meca del tocado, el panal de todos esos abejorros que solo buscan zumbar y hacer ruido con diseños que -a falta de buen gusto- llamen la atención por su tamaño. (más…)

¿Es un gorro? ¿Es un tocado?

Veiled beanies o gorros con velo

Ya puede empeñarse el muy honorable señor Philip Treacy en pregonar la muerte del tocado, que siempre habrá quien le lleve la contraria. Puede que los platillos volantes fijados sobre una cimbreante diadema no sean lo más in a estas alturas y que los excesos rococó del propio Treacy hayan hecho de este accesorio femenino una vulgar sátira de sí mismo, pero no hay temporada que no traiga aires retro que nos lleven a su época dorada. Y es que un tocado es mucho más que los aparatosos perifollos que se gastan Lady Gaga, Beatrix de York o Sarah Jessica Parker. (más…)

¡Boina, que te quiero, boina!

boina-francesa

La boina imprime carácter. Como determinados sacramentos.  Que se lo digan a los franceses. Por mucho glamour que derrochen los aparatosos tocados de Isabella Blow y su queridísimo Philip Treacy, ni en toda una vida serán capaces de alcanzar la transversalidad de este complemento. Para los grandes, para los chicos, para ellas, para ellos, para l@s calv@s y melenud@s… Enfin, que la boina tiene ya condición de universal (aún a riesgo de tomar el concepto de Chomsky en vano). (más…)

Tocada por el despiste

pajaros-cabeza

¡Hola! Soy Olvido y dicen que tengo pájaros en la cabeza. Yo, por más que me miro al espejo, sigo sin vérmelos. ¿Será que me estoy quedando ciega?

A veces hablo sola, a veces hablo conmigo misma. Pero entre tanta charla, hasta ahora no he conseguido dar con los dichosos pajaritos. (más…)